Ejemplos de fines

El fin de la organización, constituye la respuesta de cuál es la actividad, cuál es la contribución social que dicha empresa o dicha organización está prestando, la actividad en la cual estamos.

Cuando planteamos los objetivos estamos hablando concretamente de una situación futura deseada en el desarrollo de nuestros fines. Esto plantea una definición esencialmente cualitativa, o más cualitativa que cuantitativa.

Las metas son expresiones cuantitativas, y en menor medida, cualitativas de logros a alcanzar en un espacio de tiempo a determinar. Es decir, los fines se refieren esencialmente al negocio en el que está la empresa, el objetivo se refiere concretamente al posicionamiento, como queremos que en el futuro nos ubiquemos. Y la meta es la expresión cuantitativa que nos permiten alcanzar esos objetivos.

Los fines establecidos se encuentran en los mecanismos formales de una organización, son los estatutos, las declaraciones, o lo que sus directivos comuniquen al conjunto de la comunidad y otros son los fines reales que persiguen.

Sin embargo, puede existir algún tipo de patología organizacional en el cual ambos no coincidan, ya sea porque los fines reales son fines ilegítimos, o porque exista una distorsión en los fines establecidos para lograr los fines reales. (ejemplo: empresa de turismo  que es una pantalla de una operación de lavado de dinero – otro ejemplo más común: Una persona que ocupa un puesto de poder en la organización empieza a privilegiar el logro de sus fines propios  y que en realidad los fines establecidos no comulguen con los fines reales que esta persona persigue).



Posts Relacionados: