Ejemplos de conectores

En la producción de mensajes escritos, cumplen un papel fundamental los conectores. En la sintaxis de la oración, vimos que algunas palabras se emplean para establecer relaciones sintácticas de coordinación o subordinación. Coordinantes y subordinantes son, desde el punto de vista del significado, conectores: conectan, unen, dos o más ideas estableciendo relaciones entre ellas.

Las ideas de igual importancia se conectan con conjunciones (coordinantes). Las ideas que dependen unas de otras se conectan con preposiciones (subordinantes), adecuadas al tipo de relación que deseamos establecer. Por ejemplo:
*  Yo leo pero me canso. Las ideas leer y cansarse tienen la misma importancia
* Yo no leo por la falta de anteojos. Entre no leer y ausencia de anteojos, hay una relación de causa.

Si cambiamos de conector, podemos establecer otras relaciones (sintácticamente reconocidas como circunstanciales). Ejemplos:
*  Leo en el tren, (lugar). Leo con mis compañeros (compañía). Leo de noche (tiempo).
* Luchó contra sus enemigos (oposición). Luchó con saña (modo).
*  Quedó sin beneficios (privación). Lo compró por tres pesos (precio)

Si las relaciones de ideas se comunican a través de proposiciones emplearemos conjunciones cuando las proposiciones tienen la misma importancia. Si tienen importancia diferente, para expresar el grado de dependencia de unas con otras, se emplean conectores distintos de las preposiciones. Como todos las empleamos constantemente, veremos los principales conectores y las relaciones que establecen. Entre paréntesis agregamos otros conectores posibles para que, al producir tus textos, evites las redundancias innecesarias. Tendrás en cuenta que, a veces, el cambio de conector produce modificaciones para que las ideas y sus relaciones sean claras. Ejemplos:

*  Julián se puso nervioso; Malviviente desapareció. Las dos ideas tienen la misma importancia
Julián se puso nervioso porque Malviviente desapareció. La segunda idea es causa de la primera (puesto que, dado que, ya que).
* Cuando Malviviente desapareció, Julián se puso nervioso. La primera idea señala el tiempo de la segunda (mientras, antes que, después que, en tanto que).
*  Si Malviviente desaparece, Julián se pone nervioso. La primera idea es la condición necesaria para la segunda (siempre que, con tal que).
*  Julián se pone nervioso aunque Malviviente no desaparezca. La segunda idea expresa una contrariedad a pesar de la cual la primera se realiza (por más que, a pesar de que, así, más verbo en subjuntivo).
* Julián se puso tan nervioso que Malviviente desapareció. La segunda idea indica la consecuencia de la primera.



Posts Relacionados: