Ejemplos de objetivos específicos

A la hora de hablar de objetivos, podemos separar a los mismos en dos categorías diferentes, los objetivos generales y los objetivos específicos. Los primeros entablan al logro en general, a lo que se quiere llegar, mientras que los segundos son utilizados para poder llevar a cabo el objetivo general, es decir son una especie de subobjetivos cuyo logro es ayudar al cumplimiento del logro máximo.

Ahora, hablaremos un poco más acerca de los objetivos específicos, que se tratan más que nada de estrategias utilizadas para cumplir esos logros a los que tanto ansiamos llegar. Para que un objetivo específico sea realista y bien planteado debe cumplir con varios requisitos:

*Ser medibles, es decir, que se pueda seguir y hacer una evaluación de ello.

*Ser apropiados, a los problemas y a los objetivos generales o estrategias.

*Ser realistas, que tengan sentido, que puedan ser alcanzados.

*Ser temporales, es decir, que tengan un tiempo en el cual deban ser cumplidos.

*Específicos, si no son específicos dejan de ser lo que son, y esto es para evitar malas interpretaciones.

A continuación dos simples ejemplos de objetivos específicos para que no te queden dudas y puedas comprenderlo perfectamente.

EJEMPLO:

Objetivo general: Ayudar a los usuarios a que comprendan el uso de un objetivo específico mediante ejemplos.

Objetivo específico: Se llevará a cabo el objetivo general mediante la redacción entendible del concepto de los objetivos específicos, la ejemplificación y una simple conclusión.

EJEMPLO:

Objetivo general: Ganar 1000 dólares en dos semanas para pagar las deudas y salir a la disco trabajando en Internet.

Objetivo específico: Llevarlo a cabo redactando para distintos blogs la cantidad de 20 artículos por día al precio de 3 dólares cada uno.




Posts Relacionados: